Un hombre de negocios

El silencio era profundo, pesado. Nada se movía, nadie daba un paso no sin antes recibir su aprobación. El hombre estaba sentado en una mesa de gran tamaño, por el color oscuro y el grosor de la misma supuse que era de roble; sin embargo, la luz era tan débil que todo terminaba por ser una suposición. Al parecer, la luz fuerte lastimaba sus ojos.

Usaba unos anteojos con forma redondeaba pero al estar inclinado sobre la mesa, era imposible verle la cara.

Frente a él, un planto blanco de porcelana con veteados dorados, y dentro, un trozo de carne a medio cocinar. En sus manos, los cubiertos de plata chocaban entre sí y contra la porcelana, cortando el silencio con agudas estocadas. Parecía no saber usar del todo los cubiertos, pinchaba la carne y apoyaba el cuchillo, pero no lo usaba; prefería desgarrar la comida a fuerza bruta. Se llenaba la boca con el alimento y masticaba con furia, casi con enojo, hasta que la sangre aguada de la carne caía por su mentón.

Al rato, apoyó los cubiertos sobre el plato, anunciando que ya había terminado de comer, aunque había dejado más de la mitad del alimento, y se limpió la boca y el sudor de su frente.

En ese momento me miró y el reflejo de la luz tiñó de blanco sus lentes, su rostro se desfiguró con una sonrisa ensayada. Juntó sus manos y apoyó su mentón sobre ellas. Su alzacuello brilló, iluminado momentáneamente por la lámpara, y pude sentir sus ojos clavados en los míos.

– Viniste al lugar correcto – su voz provocó un escalofrío que recorrió por completo mi cuerpo – Dios es mi negocio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s